Skip to main content
eine ältere Frau hat die Hände im Schoß gefaltet

Revisado médicamente Este artículo ha sido revisado por uno de los médicos de Sidekick.

Salud mental y cáncer de mama: está bien no estar bien

Cuando te enfrentas a un diagnóstico de cáncer de mama, es común experimentar sentimientos como miedo, impotencia, desesperación e incluso vergüenza. Estos mismos sentimientos pueden durar mucho más tiempo que el tratamiento o la recuperación. 

Si puedes identificarte con cualquiera de las opciones anteriores, no estás sola. Tus sentimientos son válidos y está bien no estar bien. 

De hecho, según un estudio científico, las personas con cáncer de mama tienen un mayor riesgo de sufrimiento psicológico que las personas diagnosticadas con otros tipos de cáncer. Casi el 42% de las pacientes con cáncer de mama notificó haber experimentado al menos un trastorno de salud mental, siendo los más frecuentes ansiedad, trastornos de adaptación o depresión.

Por este motivo, la importancia del apoyo a la salud mental para las personas con cáncer de mama ha aumentado y ahora es una parte clave del tratamiento. 

Comprender que tu mente está lidiando con el cáncer de mama tanto como tu cuerpo te ayudará a reconocer el impacto que tiene en tu salud mental. Y comprender mejor tu afección significa que estarás más dispuesta a pedir ayuda.

Tener acceso al apoyo adecuado puede ayudarte a sobrellevar mejor la carga psicológica del cáncer de mama. 

El programa de cáncer de mama de Sidekick Health se diseñó para proporcionarte el apoyo que necesitas durante tu convivencia con la realidad del cáncer de mama. El programa puede ayudarte a crear rutinas saludables para tu cuerpo y alma. Diseñado por personas con cáncer, para personas con cáncer. Obtén más información sobre el programa de cáncer de mama de Sidekick Health aquí. 

Sigue leyendo para descubrir exactamente cómo afecta el cáncer de mama a tu salud mental y cómo puedes cuidar tu mente a lo largo de tu convivencia con la realidad del cáncer. 

Cómo afecta el cáncer de mama a tu salud mental

Vivir con una afección como el cáncer de mama puede afectar tu salud mental de diversas maneras:

1) El cáncer de mama y su tratamiento causan cambios físicos en el cuerpo. Estos cambios pueden ser temporales, como aumento de la sudoración o pérdida de cabello, pero también pueden ser permanentes, como la extirpación de la mama, por ejemplo. Estos cambios físicos pueden causar dudas, problemas de identidad, disminución del deseo sexual y problemas de imagen corporal, lo cual puede afectar a tu salud mental.

2) Un diagnóstico de cáncer de mama a menudo significa que tus planes de vida deben ponerse en pausa. Aunque esto puede ser abrumador, es importante que dediques el tiempo suficiente a concentrarte completamente en tu recuperación. Sin embargo, tomarse un descanso del trabajo u otras actividades puede tener un gran impacto a medida que te enfrentas a los temores de no poder seguir practicando tu profesión.

3) Es posible que debas depender de otros, creando nuevas dinámicas que pueden afectar a tus relaciones. El apoyo de amigos y familiares será vital durante este momento complicado. A veces, puede ser difícil comunicarse con las personas más cercanas. Es posible que no quieras ser una carga o hacer que se preocupen. O quizás hay algunos temas delicados que te avergüenzan demasiado. La falta de comunicación puede conducir a sentimientos de aislamiento y afectar negativamente a tu salud mental.

Sabemos que esto puede sonar un poco aterrador. Pero comprender cómo puede afectarte el cáncer de mama mentalmente es el primer paso para practicar la autocompasión. El cuidado personal y el amor propio son vitales. Así que sé amable contigo misma si descubres que el cáncer de mama está afectando a tu salud mental.

Cómo reconocer que tienes dificultades

Tú eres única, al igual que tu experiencia con el cáncer de mama. La forma en que te sientes después del diagnóstico es completamente individual. Aquí no hay sentimientos correctos o incorrectos.

Algunas personas que han recibido un diagnóstico en una etapa relativamente temprana con un buen pronóstico aún pueden sentir un estrés extremo. Y otras aprenden a apreciar el valor de la vida a través de su experiencia con el cáncer y lo ven como una gran experiencia de aprendizaje. 

Sientas lo que sientas, es válido y está justificado. 

Si sientes que estás sufriendo psicológicamente como resultado de tu cáncer de mama, reconocer y aceptar el problema es un primer paso importante. 

Los siguientes síntomas pueden ser signos de ansiedad y/o depresión si reaparecen durante un largo período de tiempo: 

  • Irritabilidad, nerviosismo y/o tensión
  • Dificultad para concentrarme
  • Cansancio, pérdida de energía y sensación de agotamiento
  • Dificultad para dormir
  • Pérdida de la autoestima
  • Evitar situaciones sociales y/o contacto social
  • Tristeza e impotencia
  • Pensamientos de muerte o suicidio
  • Sentimientos de culpa
  • Dudas sobre el significado de la vida 
  • No encontrar alegría en la vida

Por separado, estos síntomas no necesariamente aseguran la presencia de una enfermedad mental. Por ejemplo, el cansancio y el agotamiento son efectos secundarios frecuentes de los tratamientos contra el cáncer y no significan necesariamente que estés deprimida. 

Sin embargo, intenta ser consciente de estos síntomas y controlar tu bienestar mental. Ayuda a reconocer tus sentimientos y miedos. Aceptar cómo te sientes te ayudará a sobrellevarlo mejor, así que asegúrate de no suprimir ninguno de tus sentimientos.

Cómo cuidar tu salud mental

Recuerda que tienes derecho a sentirte como te sientas mientras convives con la realidad del cáncer de mama. Teniendo esto en cuenta, no dudes en compartir tus sentimientos abiertamente con tus seres queridos y tu equipo sanitario. Asegúrate de abordar tus miedos y pide información sobre los procedimientos terapéuticos y los efectos secundarios. La comunicación abierta puede reducir las incertidumbres y preocupaciones y ayudarte a lidiar mejor con el cáncer de mama. 

Si crees que tu ansiedad o depresión se está volviendo demasiado difícil de tratar, puedes hablar con tu médico sobre la posibilidad de recibir apoyo psicooncológico durante todo el tratamiento para el cáncer de mama. 

Nunca estás sola con tus preocupaciones y miedos. El primer paso es siempre pedir ayuda. El Programa de Cáncer de Mama de Sidekick Health se ha diseñado específicamente para apoyarte en tu propio viaje personal, siempre que necesites ayuda. El programa le muestra formas de incorporar a su vida diaria ciertas rutinas saludables para su cuerpo y su mente.

Porque sabemos de lo que hablamos. Nuestro programa ha sido desarrollado por personas que han padecido cáncer, para personas que padecen cáncer. Puede encontrar más información sobre el programa de cáncer de mama de Sidekick Health aquí.

Prestar atención a los siguientes factores también puede beneficiar tu salud mental:

Actividad física y nutrición

Un estilo de vida saludable es importante para tu salud física y también contribuye a tu bienestar psicológico. La actividad física regular puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad y depresión. También puede ayudar a liberar más hormonas de la felicidad en el cuerpo, como la serotonina y la dopamina. Una dieta saludable también desempeña un papel importante. Comer bien puede mejorar la microbiota intestinal a largo plazo, y el intestino está directamente relacionado con la mente.

Tiempo

Es posible que el tiempo no cicatrice todas las heridas, pero es importante que dediques tiempo a procesar y aceptar el diagnóstico de cáncer de mama. También requiere tiempo aceptar los cambios físicos que esto conlleva. Necesitarás tiempo para adaptarte a tu nuevo cuerpo y aceptar tu imagen corporal. Trata de evitar establecer expectativas de tiempo para cuándo debes sentirte bien nuevamente. Puede que te sientas incómoda incluso después de una recuperación completa, y eso también está absolutamente bien.

Distracción

A veces, lidiar constantemente con tu situación y tus sentimientos es demasiado y puede causar niveles de ansiedad y preocupación que se vuelven insoportables. Por eso es una gran idea distraerse del cáncer de mama de vez en cuando. Una noche de cine, un juego de mesa o una noche con amigos pueden darle a tu cuerpo y a tu mente un descanso durante algunas horas. ¿Por qué no probar ese pasatiempo que siempre quisiste o darte un capricho con una comida deliciosa? Distráete con un poco de amor propio. Te lo mereces. 

Resiliencia

En psicología, la palabra “resiliencia” se utiliza para describir la capacidad de adaptarse a experiencias desafiantes. Por lo tanto, la resiliencia desempeña un papel importante en el tratamiento del cáncer de mama. 

La resiliencia es un rasgo que puede ayudarte a prevenir el desarrollo de problemas graves de salud mental, como la depresión, a largo plazo. Lo bueno es que la resiliencia se puede aprender. 

Los aspectos importantes de la resiliencia incluyen la autorresponsabilidad, el establecimiento de objetivos realistas, el reconocimiento de tus propias fortalezas y éxitos, el optimismo y la autorregulación, un entorno social positivo y la creación de un sentido de propósito en tu vida. 

Practicar la conciencia plena y la gratitud a diario también puede tener un impacto duradero en tus niveles de estrés y bienestar general. En Sidekick, reconocemos la poderosa relación entre la mente y el cuerpo. Por eso, el programa contra el cáncer de mama de Sidekick te ayudará a practicar el arte de la conciencia plena a diario y fomentará comportamientos positivos a largo plazo. 

Si convives con la realidad del cáncer de mama y quieres ver qué puede hacer Sidekick por ti, obtén más información sobre el programa gratuito de 14 semanas contra el cáncer de mama de Sidekick aquí.

Traducido del alemán al español.

Sobre el autor

Sofia Urner

Redactor de contenidos de salud

Quizás también quieras leer